La Audiencia Pública de Rendición de Cuentas de la CSB se llevó a cabo en el salón de eventos de dicha entidad, con la participación de las comunidades organizadas, ONGS, entidades públicas y privadas,  comunidad en general, entre otras, con el propósito de dar a conocer la gestión del Director General y su equipo de trabajo en la vigencia 2018. La Audiencia fue instalada por la Delegada del Gobernador de Bolívar Mónica Marsiglia Martínez.

Para nadie es un secreto la situación de credibilidad ante el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible - MDAS que carecía la CSB, por lo que a su llegada la nueva administración 2016, en cabeza de su Director Enrique Núñez Díaz encontró una entidad sumergida en el caos administrativo y financiero.

Núñez Díaz, detalló que fue difícil recobrar la credibilidad ante el Ministerio y los Fondos Financiadores, pero que gracias al trabajo realizado por su equipo de colaboradores hubiese sido imposible hacerlo. También agradeció el apoyo incondicional de la fuerza pública representada en la Infantería de Marina BFIM 17 Yatí, la Policía Nacional y Policía Ambiental, quienes vienen haciendo control y vigilancia con personal de la CSB.

Recalcó que a su llegada encontró un presupuesto y recaudos muy bajo en la CSB y la facturación en cifras no correspondía con lo recaudado, por lo que se creó un plan de choque y se conformó un equipo para realizar una depuración de cuentas y activos. Esto permitió, tener un conocimiento real de los ingresos y egresos.

Hoy la CSB cuenta con el aval del Ministerio de Ambiente, el apoyo de ASOCARS, del Fondo de Compensación Ambiental – FCA, el Fondo de Nacional Ambiental - FONAM y del presupuesto inicialmente encontrado en el 2016, se logró aumentar este presupuesto de acuerdo al análisis comparativo de los Ingresos: 2016 vs 2017  y 2016 vs 2018. Permitiendo que por primera vez en 12 años la CSB tuviese un superávit en el 2017.

CSB PREOCUPADA POR EL IMPACTO AMBIENTAL GENERADO POR HIDROITUANGO 

El Subdirector de Gestión Ambiental, Álvaro Echeverría Ángel, en su informe sobre el tema de la afectación ambiental por el Proyecto Hidroituango, expresó que ya las poblaciones de la Mojana e Bolivarense sufren por partida doble, pues mientras afrontan problemas, al parecer, por el cierre de compuertas, está el cambio climático con el Fenómeno del Niño se sufre por el fuerte verano y descenso del nivel del río Cauca. Precisó que ahora ya ingresó la temporada de lluvias y se presenta lo contrario crece el nivel del río y sus afluentes de forma súbita, donde no interviene la naturaleza en su ciclo normal natural, si no que por un botón en las compuertas de Hidroituango al subir el nivel de la presa, se liberaría todo ese caudal generando afectaciones aguas abajo sobre los municipios de la Mojana. Indicó que en estos momentos hay una comisión dirigida por la Procuraduría General de la República y la Contraloría General, para conocer de forma directa de las mismas comunidades las afectaciones del proyecto Hidroituango en lo ambiental y social. Expresó que en esta comisión interinstitucional también participan las CARS: CSB, Corpomojana, Carsucre, Corantioquia, CSV de Córdoba y  alcaldes de los municipios afectados, la cual arribará a Magangué el viernes 12 de abril, donde se realizará una mesa de trabajo.

Enrique Núñez Díaz expresó su preocupación por el descenso del río Cauca y afluentes de la zona lo cual ha sido considerable, por  lo que ya, hoy, hay afectaciones en toda la red de jarillones o diques de la Mojana. Esto representa un gran peligro. Pero tenemos problemas también con suministro de aguas de algunos caños, que afecta a la fauna silvestre. Es tan complejo nuestro ecosistema, que es muy difícil cuantificar los daños en su totalidad, pero estamos haciendo el esfuerzo y las tareas con los municipios”, dijo Núñez Díaz.